El SuperDiez

 La lista de éxitos del cine en España

 
 ÉRASE UNA VEZ...   
Mr. Mulliner*                                                                                       (VER anteriores)

VII. LA GATA   (03.12.22)

 

Secuencia 1

Habitación de una mujer joven, decorada con toques femeninos pero con un cierto desorden. Hay ropa amontonada sobre una silla, varios pares de zapatos por el suelo, revistas y libros sobre una cómoda, y una amplia cama con cobertor de color lila fuerte. Suena un radio-despertador. La cámara enfoca a Eva, dormida, desde su lado de la cama. Ésta saca un brazo y apaga el despertador sin abrir los ojos. Poco a poco reacciona y empieza a desperezarse. Se gira dando la espalda a la cámara y habla cariñosa con quien ocupa la otra mitad de la cama:

EVA: Anda, cariñito, espabila.

Acaricia con su mano al objeto de su amor. Al poco, se escucha un ronroneo complacido.

EVA: Venga, perezosa. Voy a prepararte el desayuno.

Al oír estas palabras, se descubre que era una gata quien ocupaba la cama. Se endereza y sale disparada hacia la cocina. Eva se incorpora mientras habla con la gata.

EVA: Linda, esta noche va a venir Andrés a cenar. Bueno, a cenar y …

GATA: ¡Miauuuuu!

 

Secuencia 2

Comedor en casa de Eva. Eva y Andrés charlan animadamente mientras cenan. La cámara sigue a la gata, que salta sobre las rodillas de Eva, y de ahí sube a la mesa. Eva la coge con mimo y la vuelve a depositar al suelo, mientras siguen cenando. Al momento, la gata repite la operación por el otro lado de Eva, con el mismo resultado. Andrés la mira con recelo cada vez que sube a la mesa, pero no hace ningún comentario. Mientras cenan, Eva y Andrés beben una botella de vino, y cada vez se van poniendo más cariñosos: manitas, miradas, un beso por encima de los platos…

 

Secuencia 3

Dormitorio de Eva. Eva y Andrés se besan repetidas veces mientras van quitándose la ropa. Se meten bajo las sábanas. La gata salta sobre la cama y se arrima a Eva.

ANDRÉS: ¿No deberíamos sacarla y cerrar la puerta?

EVA: ¡Qué dices! Pobrecita, se sentiría excluida, abandonada. Es muy sensible.

Andrés trata de ignorar a la gata mientras hacen el amor. La gata se cruza sobre ellos, se pega a Eva.

EVA: Anda, para, mi amor.

ANDRÉS: ¿Me dices a mí?

EVA: No, a Linda. Tú sigue.

La gata sigue saltando sobre ellos de un lado a otro. Al acabar, se separan.

ANDRÉS: Si te digo la verdad, no sé si he hecho el amor contigo o con la gata.

EVA: ¡Bruto! ¡Pobrecita Linda! ¿Quieres reventarla?

 

Secuencia 4

Barra de un bar. Andrés está con Oscar, un amigo, tomando unas cervezas.

ANDRÉS: Tío, ya no aguanto más a la puta gata de Eva. ¿Qué se puede hacer para cargarse a un gato y que parezca un accidente?

OSCAR: Hay un método infalible. La caída de un sexto piso es mortal.

ANDRÉS: ¿Y lo de las siete vidas de los gatos?

OSCAR: El secreto es que los gatos se las apañan para girarse siempre y caer suavemente sobre las cuatro patas a la vez. Pero para evitarlo, basta con emborrachar antes al gato y así caerá como un fardo sin reflejos. Y para que nadie te vea tirarla, tú untas de aceite el alféizar de la ventana y la sacas allí cuidadosamente. En cuanto se mueva, se resbalará y zas, adiós gata.

ANDRÉS: Como funcione, tienes barra libre durante un mes.

 

Secuencia 5

Comedor de Eva. Andrés ha puesto coñac en el plato de la gata, que se lo bebe y empieza a andar vacilando. Andrés sigue las instrucciones de su amigo y todo ocurre según lo previsto. La gata cae y queda planchada en el suelo. Silbando alegremente, Andrés limpia el alféizar y telefonea a Eva.

ANDRÉS: (con voz de tristeza) Cariño, tengo que darte una noticia terrible. Tenía abierta la ventana y Linda ha saltado al alféizar. Y luego, no sé qué ha pasado… Se ha caído al vacío.

VOZ DE EVA: (se oyen grandes gritos por el teléfono) ¡Qué horror! ¿Cómo has podido dejarla salir? ¡Nunca te lo perdonaré! (y más suavemente) Pero … ¿está…?

ANDRÉS: Pues lo siento, pero seguro que… Espera. (Se asoma nuevamente a la ventana y muestra gestos de incredulidad.) ¡No! ¡Se está moviendo! ¡Está viva! Voy a llevarla al veterinario ahora mismo. (Apaga el móvil.) ¡Maldita gata!

 

Secuencia 6

De nuevo en el comedor de Eva. Andrés habla con la gata mientras rellena su plato de comida.

ANDRÉS: Bueno, ahora verás, gata repulsiva. Tu propia glotonería te hará reventar. Luego le diré a Eva que se había dejado el saco del pienso abierto y que te he encontrado así.

La gata sigue comiendo sin parar. Andrés añade al pienso una lata de sardinas que la gata devora en un instante. Está hinchada y parece que no se puede ni mover, pero sigue comiendo. Andrés canturrea y saca una cerveza y unas aceitunas que empieza a comer mientras añade más y más comida a la gata. De pronto, se atraganta con una aceituna. Intenta expulsarla, pero no lo consigue. Empieza a ponerse nervioso, porque no puede respirar. Se aprieta el estómago, se inclina hacia el suelo, pero no logra echar la aceituna. Intenta incorporarse, se tropieza con una silla y cae al suelo, siempre sin poder respirar. Poco a poco se va asfixiando, hasta que queda inmóvil sobre el suelo.

La gata se acerca a él lentamente, pues casi no puede andar. Al llegar junto a él, hace un ruido extraño, como si estuviera ahogando, y de pronto vomita una gran cantidad de restos sobre la cara de Andrés. Luego, recuperando su estado normal, se aleja de él y de un salto se sienta tranquilamente sobre su sillón favorito.

 

FIN