El SuperDiez
 La lista de éxitos del cine en España                                                                                           

 SESIÓN CONTINUA   Lola Yeves                                                                                    (VER anteriores) 

 

LA COSTILLA DE ADÁN   (26.06.21)
Director: George Cukor. Reparto: Katharine Hepburn, Spencer Tracy, Judy Holliday, Tom Ewell. Guion: Ruth Gordon, Garson Kanin. Música: Miklós Rózsa.

 

   “La ley es ley, ya sea buena o mala. Si es mala lo lógico es cambiarla, no desobedecerla y burlarse de ella. Si empiezas burlándote de la ley, acabas por no respetar a nada y a nadie”. (Adam Bonner en La Costilla de Adán).

Doris Attinger (Judy Holliday), una mujer joven y madre de tres niños, sospecha que su marido Warren (Tom Ewell) le es infiel. Una tarde le espera a la salida del trabajo para seguirle y saber dónde va cuando no va a casa. Le sorprenderá en la casa de su amante y no dudará en dispararles. El marido resultará herido en un hombro y Judy será acusada de intento de asesinato.

“Pocholín” y “Pocholina”, como se llaman cariñosamente entre ellos en la intimidad, es el matrimonio de abogados que se enfrentarán en los tribunales. Adam Bonner (Spencer Tracy) será el fiscal y Amanda Bonner (Katharine Hepburn) la defensa. Esta situación provocará que se tambalee esa tranquila y envidiable vida marital que llevan. Porque Adam defiende la idea de que nada está por encima de la ley, de modo que hay que juzgar a Doris por sus actos. Y Amanda piensa de manera diferente, cree que si hubiese disparado un hombre en vez de una mujer se le juzgaría de otra manera.

   “Voy a partirte en 12 pedazos y a servirte como comida al jurado, conque vete preparándote”. (Adam Bonner en La costilla de Adán).

La costilla de Adán es una divertida película que, además de abordar temas de plena actualidad como son la guerra de sexos, el feminismo, el machismo, la lucha por los derechos de la igualdad entre hombre y mujer y los malos tratos, habla de la importancia de la ley como vértice fundamental para la convivencia humana.

Varias son las escenas divertidas: por ejemplo, el momento del masaje de ambos, con palmada incluida, o el de la cocina cuando Adam se pone celoso por el vecino y empuja la puerta abatible hacia Amanda, o aquel de los dos bajo la mesa durante el juicio después de tirar los lápices al suelo.

   “Toda mi defensa se basa en la proposición de que las personas del sexo femenino deben ser tratadas ante la ley igual que las personas del sexo masculino”. (Amanda Bonner en La costilla de Adán).

Katharine y Spencer, esa pareja cinematográfica excepcional por naturaleza, hacen unas interpretaciones magistrales. Las escenas son ingeniosas, disparatadas y los diálogos maravillosos y brillantes. La compenetración entre ellos es perfecta.

Los autores de este ingenioso guion son el matrimonio Ruth Gordon y Garson Kanin. Aunque se escribió pensando en la pareja protagonista, Tracy y Hepburn, los guionistas se inspiraron en un caso real de un matrimonio de abogados que terminaron divorciándose.

En La costilla de Adán la música fue compuesta por Miklós Rózsa en su totalidad, excepto la peculiar canción, que ya forma parte de la historia del cine, “Farewell Amanda”, que fue escrita por Cole Porter.

Junto a Katharine y Spencer aparecen unos estupendos actores, algunos de ellos en sus primeros papeles. Es el caso de Judy Holliday, que tenía tanto respeto hacia Katherine que, en la escena al tomarle declaración, su nerviosismo no era fingido sino real.

George Cukor (1899-1983) es un director de cine estadounidense que desde el comienzo de su carrera es descrito como “director de mujeres”. Estudia Derecho pero abandona la carrera por el teatro. Mostraba interés por todo tipo de historias, desde el drama hasta la comedia romántica. Comienza su trayectoria cinematográfica con la película Grumpy (1930), y en 1935 dirige uno de sus mayores éxitos David Copperfield. Cukor es uno de los directores más apreciados por la intelectualidad cinematográfica europea, reconociéndosele su capacidad artística y creativa y su inigualable tratamiento de la clase media.

Spencer Tracy (Spencer Bonaventure Tracy 1900-1967) nace en el seno de una familia de origen irlandés en Milwaukee, Wisconsin; durante su etapa escolar es expulsado de bastantes colegios por su mal comportamiento. Estuvo en la Primera Guerra Mundial y a la vuelta comienza sus estudios universitarios interesándose por la interpretación. Debuta en Broadway interviniendo en varias obras con éxito. En 1923 se casa con Louise Treadwell. Pero la mujer de su vida va a ser Katharine Hepburn, a la que conoce en el rodaje de La mujer del Año en 1942. Ruedan juntos nueve películas. Consigue dos premios Óscar por su interpretación en Capitanes intrépidos (1937) y Forja de hombres (1938). A finales de los años 60 su estado de salud empeora y muere de un infarto de corazón dos semanas después de la finalización del rodaje de Adivina quién viene esta noche. Tenía 67 años.

Katharine Hepburn (Katharine Houghton Hepburn 1907-2003) nace en Hartford, Connecticut. Su padre era cirujano y su madre trabajaba como abogada activista por los derechos de la mujer. Estudia interpretación en la Bryn Mawr College de Filadelfia. De allí va a Broadway y actúa en varias obras teatrales. Debuta en el cine con la película Doble sacrificio (1932) al lado de su director favorito, George Cukor. En 1928 se casa con el empresario Ludlow Odien pero se divorcian en 1934. Logra su primer Óscar con la película Gloria de un día (1933). Después del rodaje de Historias de Filadelfia (1940) y su posterior éxito, Katharine obtuvo el reconocimiento del público. Los años 40 van a ser el comienzo de una relación profesional y sentimental con el hombre de su vida, Spencer Tracy. Fallece un 29 de junio en su casa de Old Saybrook.

   “Viva esa insignificante diferencia”. (Adam Bonner en La costilla de Adán).