El SuperDiez
 La lista de éxitos del cine en España                                                                                           

 FILA DIEZ   Josemanuel Escribano

 

YALDA, LA NOCHE DEL PERDÓN      (01.05.21)

Dir.: Massoud Bakhshi. Pro.: Jacques Bidou, Marianne Dumoulin. Gui.: Massoud Bakhshi. Int.: Sadaf Asgari, Behnaz Jafari, Babak Karimi.

 

Desaparecido el gran maestro Abbas Kiarostami, el cine iraní se fundamenta en nombres como Bahman Ghobadi, los Makhmalbaf padre e hija, Majid Majidi y Asghar Farhadi, el más internacional de todos ellos. Y luego hay una serie importante de francotiradores, que hacen cine buscándose la vida, y a veces jugándosela -como Jafar Panahi-, para rodar en su país con capital propio o foráneo, lo que suele facilitar un poco más la aventura.

A este último grupo pertenece Massoud Bakhshi, un reputado crítico, guionista, productor y documentalista que ahora se ha pasado a la ficción, aunque sin abandonar del todo el género. Su película Una familia respetable (2012) obtuvo una notable repercusión en la Quincena de los realizadores de Cannes, y esta segunda consiguió el Premio del Jurado en Sundance el pasado año.

Como prueba de esta voluntad de realismo, Yalda, la noche del perdón empieza con un plano general de Teherán, con sus calles abarrotadas, y con la presencia casi amenazante de la torre de televisión. No es para menos: la cámara nos traslada a las puertas del edificio, que se abren para tragarse a la joven Maryam y sus vigilantes. Ella va a participar en el programa más importante y más definitivo de su vida.

Con 22 años, Maryam se ha casado con su jefe, Nasser, de 65. Es un matrimonio provisional -normal en Irán- y no deben tener descendencia. Pero Maryam se queda embarazada, surgen grandes disputas y la joven mata a su marido, bien es verdad que parece ser accidentalmente y sin verdadera intención. Pero es condenada a muerte. Y solo puede salvarla de la pena capital que Mona, la hija de su marido, la perdone en directo en el famoso programa.

El show es de máxima audiencia y está producido y realizado con el mayor lujo… de la televisión iraní. Está conducido por una estrella nacional y mezcla el momento cumbre del posible perdón con entrevistas y variedades, incluida una actuación del ídolo pop del país, algo así como El Fary vestido del Travolta de Fiebre del sábado noche. Inenarrable.

Pero al fin llega el momento en que Maryam tiene que enfrentarse a Mona, pedirle clemencia y esperar que la mujer la perdone. Hasta ahí -y también después- pasan muchas cosas, algunas verdaderamente sorprendentes. Massoud Bakhshi conduce el relato con mano firme y con unos protagonistas -desconocidos para nosotros a excepción de Babak Karimi, que interpreta al productor del programa- absolutamente entregados. El formato del espectáculo reproduce con toda fidelidad, según parece, el ambiente y los escenarios del auténtico “reality”, que con toda seguridad encandila a la ciudadanía iraní, aunque para el gusto occidental resulte tan recargado y apabullante que llega a dañar a la vista.

Pero lo más importante es constatar cómo la película se desdobla en distintas realidades: por un lado está la peripecia que vive Maryam, una pobre chica acusada y condenada de manera bárbara, que se ve obligada a pedir perdón públicamente y a esperarlo de la parte afectada; una tensión que va creciendo según las circunstancias que aparecen la hacen más y más potente, y con un resultado absolutamente incierto.

Pero por otra parte, todo lo que vemos es una agresión continua a nuestra conciencia civilizada: las mujeres embutidas en sus velos, sometidas a la voluntad masculina; los subterfugios que utilizan -la madre de Maryam es un horror-; la existencia de una legislación disparatada, que condena a la ligera y que libera más a la ligera todavía; el propio show, indecente y provocativo: el público paga, con sus sms, la posible indemnización a la víctima… Es para contar y no acabar.

Y es que Massoud Bakhshi sigue siendo, aunque no quiera, un formidable documentalista. Aquí está su película; aquí está la tele-realidad, la realidad de Irán. Un país al que yo, sinceramente, no quiero ir.

 
CRÍTICAS ANTERIORES:
A B C D E F G H I J K L M
N O P Q R S T U V W X Y Z