El SuperDiez
 La lista de éxitos del cine en España                                                                                           

 EL JUICIO DE MEFISTÓFELES   José Antonio de Vega                                                     (VER anteriores)

 

LIBERTAD   (20.11.21)

Dirigida por Clara Roquet. Interpretada por María Morera, Nicolle Garcia, Nora Navas, Carol Hurtado, Vicky Peña. Guion de Clara Roquet. Música de Paul Tyan. Fotografía de Gris Jordana.

 

Este tribunal se vuelve a reunir para juzgar una nueva ópera prima, en este caso el debut como directora en un largometraje, de la reconocida guionista y realizadora de cortos, Clara Roquet.

Nora (María Morera), la hija de 14 años de una acomodada familia, va a pasar el verano junto a su hermana pequeña y su madre Teresa (Nora Navas), al chalet familiar de una exclusiva urbanización en la Costa Brava, donde vive su abuela Ángela (Vicky Peña), sumida en la niebla del Alzheimer. Allí son recibidas por Rosana (Carol Hurtado), la empleada doméstica colombiana que además de ocuparse de todas las labores de la casa, cuida con auténtico cariño y devoción de la abuela. Nora como es normal a esa edad, se encuentra fuera de lugar, se siente demasiado mayor para jugar con los pequeños y se aburre con los mayores. Para colmo, su padre (David Selvas), se ha quedado en Barcelona por supuestos motivos laborales, aunque no tardaremos en advertir que el matrimonio con Teresa está en crisis terminal.

En medio de esa borrasca adolescente, llega Libertad, la hija de la abnegada criada colombiana, a quien la familia dice considerarla como una más, pero es la única que trabaja en esa casa. Libertad es una quinceañera a quien Rosana tuvo que dejar en Colombia a cargo de su madre cuando tan sólo tenía 5 años y que tras el fallecimiento de esta, tiene que viajar a España para vivir con una madre a la que no cesa de sepultar en reproches.

La muchacha es bien acogida por la familia, que rápidamente la trata de integrar en su nuevo ambiente. Pero pese a lo aparentemente paradisíaca que parece la ocasión, siente que no encaja, que está en un lugar ajeno, añorando su país y su entorno. La cercanía de edad entre Nora y Libertad y su condición de polos socialmente opuestos, provoca que sientan cierta atracción por conocerse. Su relación no empezará muy bien, pero  la muchacha colombiana hace honor a su nombre buscando desesperadamente la libertad, y en su primer intento de huida, Nora consigue frenarla, terminando ambas en el cercano pueblo turístico, entre bares, chicos y discotecas. Esta salida del entorno de protección que suponía la casa familiar, constituye un auténtico terremoto para los cimientos de una chica retraída y responsable como Nora. Con Libertad en el papel de mentora vivaracha, se irá forjando una amistad no carente de aprendizaje mutuo, reproches y celos. Si bien esta relación provoca un despertar y autodescubrimiento de las dos muchachas en plena adolescencia, la irrupción de la inquieta Libertad, será motivo de creciente preocupación tanto para Teresa, que tenía a Nora sobreprotegida en un entorno muy controlado, como para Rosana que ve tambalear lo que ha sido su entorno durante los últimos 10 años. La incomodidad empieza a aparecer en la familia, dejando claro a Libertad y Rosana que hay diferencia entre ser como de la familia y pertenecer a ella.

Clara Roquet nos propone con Libertad, un drama intimista sobre las diferencias sociales desde el punto de vista de unas adolescentes, aderezado con una serie de intrahistorias familiares, que tocan temas espinosos como el cuidado de nuestros mayores a cargo de personas que por su situación se han visto obligados a dejar atrás a sus familias en sus países de origen, la sobreprotección de los padres, el Alzheimer, los mundos contrapuestos, el desarraigo, la pérdida o los privilegios. Todo hilvanado mediante un argumento que gira en torno a dos roles bien diferenciados y radicalmente separados por su diferente clase social, que pese a los intentos de unirse por medio de una amistad, por vivir en mundos diferentes, resulta quebradiza.

 

Veredicto: Este jurado estima que estamos ante una película reflexiva e intimista, donde abundan los planos prolongados. La directora con una historia aparentemente simple y dentro de un escenario vacacional, es capaz de sugerir multitud de elementos en este guion que ella misma ha escrito, retratando perfectamente las diferencias generacionales y de clase de una manera sutil e inteligente.

Cabe destacar como la cámara a través de los ojos de sus jóvenes protagonistas, su fotografía luminosa, nos ofrece una paleta con un sinfín de colores de la Costa Brava, en unas estupendas localizaciones en Lloret del Mar, Blanes, Sitges, Vilanova i la Geltrú y Sant Andreu de Llavaneres.

También queremos resaltar especialmente los papeles de abuela y madre de Nora, interpretados de manera magistral por Viky Peña y Nora Navas respectivamente.

Como aspecto más negativo tendríamos que resaltar la mala dicción de sus actores más jóvenes, ya que este tribunal en ocasiones ha tenido verdaderos problemas para entender los diálogos, así como algún altibajo en la dirección, con alguna escena innecesariamente larga y momentos de un ritmo excesivamente pausado.

Por último este tribunal dictamina que el título de la película no es un capricho, ya que todos los personajes están intentando liberarse de alguna manera de sus ataduras internas o externas, y nos plantea una pregunta ¿Es alguien realmente libre si tiene que estar constantemente a disposición de otras personas porque no tiene los medios económicos para poder elegir que hace con su propia vida?