El SuperDiez

 La lista de éxitos del cine en España

 FILA DIEZ   Josemanuel Escribano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A

 

14 DÍAS, 12 NOCHES   (27.02.21)

Dir.: Jean-Philippe Duval. Pro.: Antonello Cozzolino. Gui.: Marie Vien. Int.: Anne Dorval, Leanna Chea, François Papineau.

 

Jean-Philippe Duval (Quebec, 1968) es un director de cine –siete largos y otros tantos documentales- y televisión -3 películas y 4 series- y también guionista y productor. Una obra extensa y, sin embargo, prácticamente desconocida en España hasta este su último largometraje, producido en 2019 y candidato al Oscar por Canadá.

Hanoi, Vietnam. A través de una rendija en la pared, vemos como la joven Thuy Nguyen da a luz a una niña. La ayuda su abuela, la misma que después se desprenderá de la criatura, entregándolo a un orfanato con la instrucción precisa de que sea adoptado por “bárbaros”; es decir, extranjeros.

Dieciocho años después, Isabelle Brodeur, una oceanógrafa canadiense llega a Hanoi decidida a encontrar a la madre biológica de su hija Clara, la niña que ella y su marido Pierre adoptaron y que, desgraciadamente, ha fallecido en un accidente en Quebec. Por eso, el viaje de Isabelle está impregnado de tristeza; pero también de esperanza y de voluntad. De hecho, decide volver al orfanato para investigar; y, casi por casualidad, consigue dar con el paradero de Thuy Nguyen, que dirige una agencia de turismo.

Isabelle contacta con ella y la contrata para conocer Hanoi y viajar por otros lugares de Vietnam. A estas alturas del relato, el espectador ya ha podido encajar todas las piezas, que van y vienen entre los dos continentes y también entre el presente y el pasado. De esta manera -que no facilita, precisamente, la inicial comprensión-, contemplamos el momento en que el matrimonio canadiense adopta a la pequeña vietnamita y vemos a la familia años después, cuando Clara ya es una joven que sale con su novio en la moto que provocará el accidente fatal.

Y, paralelamente, podemos comparar los paisajes helados de Quebec con la naturaleza exuberante de la costa de Vietnam, los fantásticos acantilados por los que transcurre un agua tan mansa como traicionera es la nieve de Canadá. Allí, en Quebec, la vida de la joven ha transcurrido felizmente; mientras, en Hanoi, su madre biológica ha superado a duras penas el trance de perder a su hija para siempre.

Isabelle, consciente de ello, no encuentra el momento de explicarle a Thuy Nguyen el motivo real de su viaje; y cuanto más esta se abre a su confianza, más difícil le resulta. Sabe que no podrá evitarlo, y sabe que, cuando al fin se produzca, la revelación separará inevitablemente las vidas de las dos madres. Es el momento crucial de la narración. Jean-Philippe Duval nos lleva hasta él con la misma mirada atenta pero desapasionada, casi fría, como provista de teleobjetivo. Se fía, y hace bien, en la capacidad de sus actrices, que expresan con su rostro, con sus palabras -y sus silencios-, con su actitud y sus decisiones, todo el potencial del drama íntimo que viven: Isabelle -magnífica Anne Dorval, una actriz muy completa y respetada desde hace tiempo- se dispone a regresar -a huír, más bien- a Canadá, y Thuy Nguyen -también estupenda la menos conocida Leanna Chea- culpa a su abuela, con años de retraso, del destino que escogió para su hija.

Retrato de personajes, en definitiva: mujeres con paisaje al fondo. Trazado con pincel experto, caligráfico y exento de toda pasión indeseada. Jean-Philippe Duval y su guionista Marie Vien -la misma de La pasión de Augustine, otro relato femenino, esta vez coral- prescinden de cualquier fácil emoción para ir, en forma de puzle, a la inteligencia y a la sensibilidad artística del espectador.

            

CRÍTICAS ANTERIORES:
A B C D E F G H I J K L M
N O P Q R S T U V W X Y Z